19 marzo 2014

A ti papá

Con este post me juego el quedarme fulminantemente desheredada, pero prefiero correr el riesgo y dedicar la entrada a mi padre, del que me siento muy orgullosa.

Si, a ti, que no crees en este día, porque dices que es un invento de El Corte Inglés, pero estoy segura que siempre te ha hecho ilusión nuestros regalos=manualidad inútil, que guardas intactos repartidos en tu armario o en el despacho. A ti, un señor tan serio, que impone tanto respeto, pero que tus nietos consiguen de ti lo que no conseguimos en muchas ocasiones tus hijos. El mismo que durante mucho tiempo me acompañaba hiciera frío o calor cada sábado y domingo por la mañana a los entrenamientos de tenis o a los partidos de fútbol de Pablo.

Que cediste a mis chantajes para adoptar un gato callejero o comprar un perro nuevo.

Que me recortas artículos de los periódicos que crees que me pueden ser de utilidad (y lo son).

Que me has obligado en muchas ocasiones a parar, y a no tomar decisiones atolondradamente, y aunque al principio no lo entienda luego me termino dando cuenta que fue lo mejor.

Que junto a mamá me has dado el mejor de los ejemplos. Y que soy como soy gracias a vosotros (virtudes y defectos, claro).

Que durante siete meses cada día de lunes a viernes, embarazada de J., me hiciste la comida en tu oficina y no me dejabas recoger la mesa para que pudiera dormir la siesta quince minutos en el sofá durante la hora que me quedaba libre para comer.

Que cuando te he necesitado has tardado exactamente cinco minutos en coger un taxi y presentarte en mi casa.

Quien, y soy cien por cien consciente de lo que te costó tomar aquella decisión, nos permites a mi y a mi familia vivir como vivimos. Cediendo a la invasión de juguetes, cochecitos y dinosaurios en tu sancta sanctorum.

A tí te digo, que con los años me gustas más, aunque seas un poco cascarrabias, y que si estoy orgullosa de ti como padre, aún lo estoy más como abuelo, porque cada día te pareces más al Opa que yo tuve la suerte de disfrutar y que me hizo sentir única, y sé que tu lo harás lo mismo con mis hijos.

Por todo esto y millones de cosas más: Te quiero. Te queremos (J.N.I)

P.D: Que sepas que iba a poner una foto tuya en la que estás requeteguapo pero como sé que no te haría ni remota gracia, me he contenido.

1 comentario:

  1. Porque detrás de esa fachada de hombre serio hay un corazón como un castillo, porque te levantaste durante años los sábados para llevarme a jugar al fútbol, cuando es un deporte que no te ha gustado jamás, porque siempre he tenido un sí a mis sueños –que no a mis caprichos-, porque basta que diga que me gusta algo para que a partir de ese día se convierta en tu prioridad y sepas más que nadie sobre el tema, porque quizás todo el mundo menos tú sepa lo que admiro a mi padre. Por bastarme que mis hijos estén la mitad de orgullosos de su padre de lo que yo estoy del mío.

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...