24 marzo 2014

Oporto


Y por fin llegó el post de Oporto. La verdad es que con tanta celebración la semana pasada, tuve poco tiempo como para editar fotos, así que al final decidí entre sacar algunas de las más significativas y al menos hacer una primera entrada con un pequeño resumen de lo que es, a nuestros ojos, Oporto. Una ciudad que nos enamoró desde el primer momento. Además tuvimos la suerte de tener unos días radiantes y con una temperatura excelente. No podemos pedir más. 
Ante todo Oporto es una ciudad con cuestas. No es una ciudad cómoda. El plano engaña, porque todo te lo imaginas al mismo nivel, y piensas, voy por esta calle y termino en la catedral, pero no, esa calle es una subida con pendiente de 45º y lo mismo hasta tiene escalones. Pero merece la pena, perderse y disfrutar mirando hacia arriba, encontrando mil rincones, mi contrastes.  Y luego pensar que a la hora de la comida o la cena, te puedes dar un homenaje como Dios manda.













Y por supuesto su increíble luz de atardecer.


Esto es sólo un pequeño aperitivo de posteriores entradas. Porque Oporto da para mucho aun siendo una ciudad pequeñita.

Besos

1 comentario:

  1. Ay!! Nos has dejado con las ganas Esther!! Espero con ansia nuevos post de Oporto. No conozco esta ciudad...

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...