17 septiembre 2014

10 trucos para no perder el control en casa.


Últimamente tengo la sensación de que no paro de gritar a los niños. Desde que me levanto hasta que se acuestan tengo esa sensación horrible de no llegar a lo que me he propuesto a hacer a lo largo del día porque me “retrasan”.

Cuando vamos a salir de casa, siempre pasa algo que retrasa (un último pis, no encuentro tal muñeco, no sin mi chupete, pero tiene que ser el rosa…) y cuando deberían estar cenando aún estoy peleándome porque recojan el cuarto y se duchen.

En fin que no hay nada que más me desquicie que que me rompan mi orden. Al final esos gritos, esa ansiedad pasa factura.  Por eso, cuando el otro día leí esta frase, me pregunté si realmente estaba alimentando yo misma el propio tornado con mi autoexigencia.

“LOS NIÑOS ESTARÁN MÁS NERVIOSOS Y ABSORBERÁN COMO ESPONJAS LOS ESTADOS DE ÁNIMO Y LOS AGOBIOS DE LOS PADRES QUE SON SU EJEMPLO A SEGUIR.”

Si yo estoy nerviosa, ellos se ponen aún más desesperantes, eso está comprobado.

Por eso, la organización es importante, y para conseguir el equilibrio que te propongo en Cómo Organizarse, también hay que analizar nuestra propia situación. Porque si tienes un bebé que come a las dos y a las cinco de la mañana, ¿de qué te va a servir madrugar a las seis para hacer cosas? Lo único que conseguiremos es arrastrar el cansancio a lo largo del día.

Cuando tienes niños tu agenda la tienes que gestionar de modo que se adapten los horarios a los ritmos de tus hijos, y que el tiempo que les dediques sea de calidad.

Tengas o no hijos estas pautas siempre me han venido bien cuando he sentido que no podía más, que estaba llegando al límite. Lo malo, que se me olvidan de cuando en cuando.  Por eso es bueno escribirlas y compartirlas:

1.- Busca tiempo para ti: para cortarte el pelo, para darte una ducha sin prisas, darte un masaje, o visitar una exposición.

2.- Escucha música. Tranquila durante el trabajo, o cuando vuelves a casa, antes de dormir. Más animada cuando quieras un chute de energía.

3.- Asumir que no somos súper héroes. Hay que huir de la perfección.

4.- Haz que tu casa esté recogida y organizada fácilmente. Quita trastos, despeja zonas, haz limpia de cosas… Cuanto menos haya  por en medio más fácil será mantenerla ordenada. Sigue la máxima de cada cosa tiene su lugar.

5.- Practica el Pensamiento Calmado. Ten un lugar en casa donde te sientas en paz. Si no lo hay imagínatelo! En cuanto veas que la cosa se pone “intensa” para diez minutos y refúgiate en ese espacio. Respira profundamente.

6.- Come bien. A mi esto es lo que más me cuesta. Sobre todo cuando tengo mucho estrés. Picoteo, estoy horas y horas sin comer y después me zampo todo lo que pase por delante de mis narices.

7.- Haz algo de ejercicio. No tienes por qué matarte a correr. Sal, camina a buen paso, despéjate cuando los niños ya estén en la cama.

8.- Relaja las normas los fines de semana.

9.- Queda con otras personas y disfruta. Ríete.

10.- Prémiate. Porque no perder la calma requiere un esfuerzo, porque tu día a día es duro, porque sí, date un capricho.


y para terminar una última cosa: "LO IMPORTANTE ES TENER UN NIVÉL ÓPTIMO DE ESTRÉS QUE NOS DINAMICE " Dicen los expertos, que bajo cierto grado de presión damos lo mejor de nosotros mismos.

Ya me contarás si te funcionan o no.  O si tienes algún truco para no convertirte en un monstruo gritón.

Un beso.

6 comentarios:

  1. Me encanta!!!!!!!!! me encanta saber que no soy la unica mostruo gritona!!!!!!!! es un alivio, jajajajajajajajaja! Son geniales todas tus reocmendaciones, comparto todo, todo contigo!!!!!!!!!!!!! Una eentrada buenisima, me voy a a apuntar tus puntos para cuando pierda los nervios tenerlo en cuenta!!!!!!!!!! Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo porque lo he experimentado en mis propios hijos. Es increíble como cuando yo estoy nerviosa el tono suyo y mío va subiendo y sin embargo sí me lo tomo con calma ellos están mucho más receptivos. Creo que tenemos que asumir que no podemos con todo y tomarnoslo con calma y disfrutando poco a poco y por supuesto cuidarnos mucho. Si no estaremos a la que salta con cualquier ciosita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!!! Al final nos vamos dejando (la excusa del ya tendré tiempo de darme un baño relajante, por ejemplo) y al final un día te das cuenta de que no haces otra cosa que trabjar, y cuidar niños. Un beso

      Eliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...