05 octubre 2014

Adiós Deborah Mitford


Esta semana rompo la serie de Lazy Sundays con un post más largo de lo normal. Mis Lazy Sundays están basados en la inspiración y hace unos años, por lo menos siete, descubrí a las Hermanas Mitford, fuente de inspiración para millones de personas. Gracias a un libro que te recomiendo absolutamente.

Nunca he ocultado mi anglofilia, a pesar de mi sangre alemana. Quizá por ese punto excéntrico que poseen muchos de ellos.

La semana pasada fallecía a los 94 años la última de las hermanas Mitford, Deborah, la más pequeña, quizá de las menos notorias, teniendo en cuenta que tuvo una hermana, Diana, reconocida amante, y posteriormente casada con el líder del movimiento fascista en Inglaterra, Sir Oswald Mosley, o Unity, que se trasladó a vivir a Alemania, perdidamente enamorada de Hitler quien la “acogió”. O Jessica, que con una ideología completamente opuesta,  se escapó con su primo, sobrino de W. Churchill, a luchar en nuestra Guerra Civil, se casaron en secreto (ella fue desheredada y jamás volvió a ver a su padre) y vivieron en Miami, hasta que él falleció en el Mar del Norte luchando en la II Guerra Mundial como voluntario en las filas canadienses.


A pesar de ser la pequeña, Deborah, a quien sus hermanas la llamaban Nine, porque su hermana mayor consideraba que esa era la edad en que había dejado de desarrollar su intelecto, a mi gusto es quien mejor logró vivir de todas.


Los Barones Redesdale, fueron unos padres bastantes excéntricos: no creían en la educación formal de las niñas, quienes fueron educadas por una serie de niñeras, y un poco a su libre albedrío. A pesar de no ser judíos, llevaban una estricta dieta Kosher, porque el padre estaba convencido de que los judíos tenían mejor salud por su alimentación. La madre, a pesar de su rango regentaba una granja personalmente, y vendía sus productos a los mejores restaurantes de Londres.


Ese amor por la granja materno le vino muy bien, cuando por sorpresa, Debo, se convirtió en la Duquesa de Devonshire, al morir durante la II Guerra Mundial su cuñado. En ese momento, junto con el título, heredó la mansión más grande de Inglaterra, Chatsworth House, y como ella misma dijo: en un estado deplorable. Ella que había declarado a sus hermanas, que estaba feliz de poder vivir pobremente junto a su amor, y un montón de perros, a los que no tendría que regañar por poner las patas sobre los carísimos muebles.


Desde ese momento dedicó su vida a convertir la casa y la finca en una enorme fuente de ingresos. Con más de 600 personas trabajando en ella y para ella, puesto que lo controlaba absolutamente todo. La casa ha sido escenario de innumerables rodajes, entre ellos la preciosa Orgullo y Prejuicio.




Sobra decir que en  94 años coleccionó innumerables e interesantes amistades, como el pintor Lucian Freud, al que llevaba siempre huevos de sus propias gallinas, y los dejaba en la puerta de su casa, cada vez que iba a Londres. 


U Oscar de la Renta, al que recibió en Chatsworth con unos originales centros de mesa hechos a base de pollitos de un día de vida y jarrones transparentes llenos de huevos, porque pensaba que jamás podría arreglar unos centros florales a la altura del nivel estético del diseñador.

Hay un número sin fin de anécdotas, como que su libro de cocina comience con un “hace años que no cocino”, o que llamara a su hijo Peregrino… pero sin duda su mayor anécdota será su funeral, el más original y acorde con su personalidad. De hecho dejó por escrito exactamente cómo debía de ser.

Esta semana, en un ataúd de mimbre coronado por flores de su jardín, rodeada de todos sus seres queridos,  de sus vecinos, de los niños del pueblo, del heredero a la corona inglesa, del personal de Chatsworth uniformado, al son de música de Elvis, y terminando el sepelio con un cuarteto de jazz tocando New York New York se fue para siempre la última hermana Mitford. Creo que sobra decir nada más de ELLA.





Besos


2 comentarios:

  1. Me has dejado enamorada de está familia y de Su fascinante historia, mil gracias!Besos Anaxx

    ResponderEliminar
  2. Wowwww! no conocia esta historia y me ha encantado!!!!!!!!!! me ha dejado con gnas de sabar mucho mas por lo que necesito comprarme el libro, ;-) yo tambien soy muy anflofilia!!!!!!!!! Que entrada mas bonita, muchas gracias Esther!!!!!!! Un besazo!

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...