12 noviembre 2014

Bienvenidos a nuestra cocina.


Hace un tiempo, cuando empecé con las Casas Reales, recibí un par de e-mails en el que me pedían que enseñara mi casa. La verdad es que durante bastante tiempo (seis meses) me he hecho un poco la longuis, pero el otro día volví a recibir otra petición, y pensé que por qué no.

Mi casa no es una casa al uso. Para empezar es una casa antigua, de los años 40, pero muy bien hecha. Por continuar, la casa no es nuestra, sino que la tenemos…en una especie de usufructo. Nos mudamos aquí por necesidad. Vivíamos en una casa muy pequeña, en un último piso sin ascensor, El Mayor tenía 10 meses y yo estaba embarazada de 7meses.Y entonces, del cielo (y de casa de mis padres) nos llegó esta oportunidad.  

La casa llevaba  casi sin habitarse cuatro años, y la última reforma realizada fue en los años 80. Pero claro, a mi me faltaban apenas dos meses para dar a luz, y tampoco podía meterme en muchos follones. Así que renovamos todo el sistema eléctrico, cambiamos la caldera, algunas ventanas, pintamos paredes y puertas, acuchillamos, barnizamos el suelo y nos instalamos. 

¿Por qué te cuento esto? Porque he pensado en ir mostrándotela poco a poco y sobre todo para cubrir otra de las peticiones populares: cómo me organizo. Porque creo que parte del éxito de la familia es la organización. Soy muy cuadriculada, cada día más. Y aunque a veces me dejo llevar por el desorden y el desanimo, soy completamente consciente de que cuando veo las cosas ordenadas y organizadas, todo fluye, y por tanto estoy de mejor humor. 

Dice Flylady que la clave de una casa organizada está en el fregadero de la cocina. Yo creo que está en la cocina en general. Y por tanto he decidido empezar el tour por ella.  
Al mudarnos, la cocina estaba prácticamente nueva porque apenas se había cocinado en ella, no me disgustaba el color gris de los muebles, ni la encimera, y sobre todo sobre todo, estoy enamorada de los azulejos. Unos azulejos originales, y de una calidad maravillosa. Siempre digo que si algún día cambiamos la cocina, siempre trataré de mantener los mismos azulejos, ya sea sólo en el friso o toda una pared.

Nuestra cocina es luminosa aunque no tenga ventanas directas, pero el lavadero es un lucernario en toda regla y hace que entre bastante luz por las mañanas. 

Tampoco es muy grande (bueno, comparada con mi antigua cocina, me parece un salón), pero está bastante bien aprovechada. Lo primero que hicimos fue adaptar nuestros electrodomésticos al espacio que teníamos. La nevera encajó perfectamente, la lavadora  también, pusimos un horno y vitro, en vez de la cocina de gas sin horno y el único problema lo encontramos con el lavavajillas, de 45cm. Pero Pablo, el dueño de la empresa que nos hizo la obra, nos apañó un hueco y quedó integrado de maravilla.


En la cocina es el lugar donde desayunamos, comemos (los que comemos en casa) y cenamos.  Así que busqué una mesa (que no es otra cosa más que un tablero y patas de ikea) en la que cupiéramos los cinco a la vez. Cuando no la utilizamos la ponemos pegada a lo largo a la pared y cuando sí, la cambiamos de posición. Salvo La Heredera que tiene una silla y su alzador, los demás nos sentamos en banquetas  apilables que ocupan menos espacio.





Me gustan las encimeras despejadas, y solo dejo lo esencial. He llegado a tenerlo todo guardado dentro de los armarios, salvo el microondas y la thermomix, pero sinceramente al final perdía mucho tiempo en sacar los electrodomésticos. Por eso en una de las esquinas, he apañado el rincón del desayuno, con la cafetera, la kettle, la tostadora y el microondas con la panera encima. En unas cajas de mi abuela guardo los tés y las cápsulas de café. De ese modo lo tengo a mano por la mañana, que ya sabes que para mí el desayuno en condiciones es sagrado. 


Al lado de la vitro tengo una mini freidora que me saca de muchos apuros en las cenas de los niños, y al otro, los utensilios para cocinar: cucharones y cucharas de madera por un lado, y por el otro los de acero. 


Justo en frente tengo el fregadero. Siempre tengo detergente y gel de manos. Es una manía. Y eso que la cocina cuenta con un pequeño aseo. Pero no, a mi me gusta lavarme las manos en el fregadero, y en vez de hacerlo con Fairy, pues con un gel suavecito y que huela bien. Otra manía que tengo es que le quito las etiquetas a los frascos y, compro en grandes cantidades y reutilizo el dispensador que relleno según se vaya acabando.  


En la pared, encima de la mesa tenemos un corcho donde sólo colocamos cosas bonitas: la banderola que nos mandaron con la invitación a la inauguración de Tu Luna de Papel, o la de Delipapel, una postal que nos enviaron mis primos desde sus vacaciones en Francia, un trabajo tallado en madera que hizo mi tío abuelo en los años 30 que es un cuento de los Hermanos Grimm. En fin, sólo cosas bonitas.



 Encima, nuestro calendario casero en excel. De lo más rudimentario pero con el que nos apañamos divinamente, porque cada uno tiene su casilla dentro del día. 

Por otro lado, en el lateral de la nevera que se ve, tenemos un corcho más práctico con la lista de la compra para ir apuntando con una cruz lo que falta, notas del cole, del pediatra, o el menú y dentro de un sobre, toda la publicidad de comida a domicilio. De ese modo, lo tengo todo visualmente organizado y no es un caos. 



Y por hoy esto es todo, pero no hemos acabado con la cocina todavía, porque ya entregada a la causa os voy a enseñar en un próximo post hasta como organizamos los armarios y cajones por dentro. E incluso un paso a paso del desorden al orden. 

Mi cocina no es de diseño, pero la verdad es que me gusta, cada día más, y estoy segura de que a base de pequeños toques puedo darle el aire que busco. 

¿Te ha gustado el post? ¿Y mi cocina? ;-)

Un beso, 

18 comentarios:

  1. Ven a organizarme mi casa, por favor (tono súplica!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo encantada! Con las ganas que tengo de volver a Berlin...un besazo

      Eliminar
  2. Pues cuando termines con la de María Wolle, puedes vernirte a la mia!! Voy a seguir tus recomendaciones al pier de la letra. Con lo desastre que soy yo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Todo es cuestión de ponerse ...y mantenerlo! Porque si te pegas la paliza un día y a los tres estaba como antes se le coje odio eterno. Un besazo

      Eliminar
  3. Me gusta mucho el partido que le sacas, por si aceptas una recomendación porque me gusta mucho ese rincón: pondría un juego de bandejas iguales y un reloj en vez de en negro, en amarillo o similar que le diera un toque más cálido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la recomendación. La estudiaré junto con el santo. ;-)

      Eliminar
  4. ayyyy me ha encantado colarme en tu casa!!!!!!!!!!!! que bonita!!!! Ademas las casas antiguas tienen muchisimo encanto, yo necesito un poco de tu organizacion en mi vida.......! me ha gustado todo, todo, todo!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carol! Como le decía a Maria V. arriba todo es ponerse y mantener. Un besazo

      Eliminar
  5. Hola guapa:
    Acabo de conocerte un poco por casualidad y veo que me gusta mucho lo que haces. Llevo un rato por aquí y veo que tienes de todo. Es ese blog de los que me gustan, que publicas mucho, muy sencillo, que nos enseñas muchas cosas sobre ti, y que encima haces ganchillo, no se puede pedir más. Así que seguramente me verás por aquí porque no voy a perderme nada.
    Besitos. Si quieres te invito a que te pases por mi blog. Es de ganchillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mari Paz! Bienvenida a La Merienda a las 5. Pues si te gusta el ganchillo ¿conoces el blog de Maria Wolle? Es mi colaboradora en ese terreno. Estoy segura de que te gustará. Un besazo

      Eliminar
  6. Pues sí, una cocina de las de antes, muy bien aprovechada y sobre todo, con el toque personal de los que allí la habitan, que al final es lo importante, casa con vida y para vivir.
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Qué genial, el poder entrar en las casas de las personas que sigues, a mi me ha encantado, sobre todo porque todo tiene un por qué, una historia que contar, un pasado y es genial conocerlo, es un lugar muy agradable para cocinar, o tomar un buen desayuno,

    Gracias por mostrárnosla,

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Eres mi ídolo en el tema de la organización!!! Tengo que copiarte muchas de tus ideas porque sé que es mi punto flaco, quiero abarcar muchas cosas y el caos a veces me impide llegar a todo. El sobre en el que guardas la publicidad de la comida a domicilio me ha parecido genial, nosotros vamos la vamos guardando en un cajón en el que luego no encuentras nada.
    Gracias por abrirnos las puertas de tu casa. Por cierto, los azulejos de tu cocina tienen el encanto de lo antiguo, entiendo que queráis conservarlos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado! !!!! Suplico para la próxima un especial armario de los tuppers!!!! No puedo con ellos:p Besos
    @rositaesmama

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho!! Justo lo que estoy intentando organizar... mi cocina,lo del sobre con la comida a domicilio esta muy bien pensado,los azulekos preciosos! Y los armarios y cajones por dentro...como organizarlos seria muy interesante.
    Te felicito por tu blog,me encanta!!

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho y me está sirviendo de mucha ayuda sigue con la cocina y con armarios y cajones por dentro porfa!
    Me encanta tu blog!!!

    ResponderEliminar
  12. Me gustan las cocinas acogedoras y con estilo. Los azulejos son bonitos aunque sean antiguos. Lo antiguo mola si lo sabes mezclar bien.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado!. Que bien escrito, que bonitas fotos.. Tu blog engancha!. Podrias enseñarnos la lista de la compra, la que esta en el corcho?. Gracias! (Este año con tu ayuda voy a ser mas organizada !!)

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...