17 febrero 2015

El estilo que te hace feliz, el taller que te cambia la vida


Andrea además de con la boca te sonríe con los ojos. Y eso dice mucho. Siempre tiene una palabra bonita, un gesto amable. Es su forma de sentarse, de sostener un portátil, de repartir un sobre precioso de color gris con lacre amarillo. Es su forma de apartarse el pelo de la cara, de mirarte mientras hablas. De mover las manos en sus explicaciones. Todo rezuma estilo.

Y allí estábamos todas ansiosas por descubrir ya no sólo el estilo que nos hace felices, sino por descubrir que efectivamente el estilo es contagioso, y que lo tienes, aunque no lo sepas.

Ella define su tarea en este mundo como la de guiarnos para que descubramos que efectivamente, todas somos bonitas, que todas tenemos ese algo, al menos la semilla, y ella puede enseñarnos a cultivarlo, a hacer que crezca y que germine, y que florezca.

Hace años, antes de tener a los niños, me apasionaba la moda. Esperaba ansiosa que salieran todas las revistas. El día 20 de cada mes acudía al quiosco y me hacía con el Vogue, Elle, Harper’s Bazaar, Telva, Marie Claire…

Me chiflaban los zapatos, con tacón mejor que sin él, los tenía de todo tipo, modelo y color. Y por supuesto había que hacerse con un bolso a juego. Si se llevaba el leopardo, yo leopardo, si se llevaba tartán, yo tartán, que se llevaban ponerse una manzana en la cabeza yo me la ponía. Para gran horror de mi madre que veía claramente que su hija en algunas ocasiones iba hecha un adefesio por muy a la moda que fuera.

Yo era de las que viajaba con taconazo. Al fin y al cabo si en Madrid los llevaba de nueve de la mañana a diez de la noche ¿qué diferencia había en Londres o Berlín?

Pero entonces llegaron los niños (y los kilos de más). Las revistas de moda dejaron paso a las de decoración, y los tacones y el parque de arena eran enemigos. Los bolsos empezaron a ser prácticos, o más grandes y por supuesto con posibilidad de ponerlos en bandolera.

Los estiletos se quedaron arrinconados y llegaron las Converse, las New Balance, las bailarinas. Los pantalones, y sobre todo los vaqueros, tomaron el control sobre faldas y vestidos.

El siguiente paso fue el pelo. Siempre en coleta hasta que opté por cortarlo a lo chico. Y así, poco a poco, la femineidad perdió la batalla contra la comodidad.

Sin embargo el sábado (a penas cinco horas después de nuestra cena) me vestí bien para estar en casa (no más sábados en pijama), y arrasé mi armario. Lo poco que quedaba después de la limpieza del cambio de temporada, sufrió un riguroso examen en el que decidí que si no me lo había puesto en los últimos meses, y no tenía un valor sentimental: ¡fuera! Me quedé sólo con ese 20% que nos decía Andrea que hace el 80% de mis looks.

Coloqué bolsos, zapatos, fulares, accesorios varios. Por colores, por tipos…y eso me sirvió para reencontrarme con cosas que había olvidado que tenía.  Porque lo que no se ve, no existe.


Ordené la ropa por colores, y me di cuenta de que cumplo con los colores básicos: blanco, negro, gris y beige, un poquito de azul marino y algo rojo.

El domingo me vestí pensando en el cabeza – pies – manos. Y resultó que funcionaba, y entonces saqué mi barra de labios roja (que llevaba meses sin usarla) y me maquillé y peiné y coloqué el foulard a juego de una forma completamente distinta a la normal. Y me sentí BIEN, me sentí maravillosamente bien. Tan bien, que incluí en el look un sombrero que por llamativo llevaba al fondo del armario años. ¡¡Y cambié de bolso!!

Ayer repetí acción pero para ir al trabajo y volvió a funcionar.

Porque he entendido que mi problema no era la moda, sino yo, que había perdido las ganas.



Casi al final de la velada, Andrea nos hizo abrir un sobre en cuyo interior pudimos desvelar nuestra pista de estilo. Y como todo en esa noche, fue una nueva señal:



Me la he puesto delante del espejo de cuerpo entero, con el que espero reconciliarme pronto.

Si quieres saber más de sus trucos, sus pistas, no te pierdas el blog de Andrea Amoretti. Y si puedes apuntarte a uno de sus talleres, ¡mejor! Yo estoy deseando repetir y hacer uno completo.

El estilo que te hace feliz, el taller que te cambia la vida. 

Besos. 

+ Todas las fotos están sacadas del blog de Andrea Amoretti.


29 comentarios:

  1. Me siento totalmente identificada ( hasta en lo del corte de pelo jaja) así que lo voy a intentar, voy a pensar en mí antes de vestirme, en mi no solo como madre sino también como mujer. ¡Hoy me pinto los labios de rojo¡ un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás como funciona!!! Es como pintarse las uñas, de repente como que te sientes más segura de ti misma. Y no es una frivolidad, es una cuestión de autoestima. Un besazo

      Eliminar
  2. Ayyy que entrada mas bonita!!!!! Me encanta Andrea y sus talleres de estilo!!!!!!!!!! es unica !!!!!!!!!! vaya super velada tuvisteis!!!!!!!!!!!! Muchos muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. uuaauu!! tiene mas razon que un santo!! muchas gracias por compartirlo! que cierto lo del "estilo es la pasion por uno mismo" por distintas razones yo he tenido y tengo una temporada larga de desgana, de coger lo primero que sale del armario y sin ganas de renovar... espero que cambie esta situacion.
    y por cierto, gracias a ti y a Silvia me he enganchado al blog de Andrea, asi que espero coger muchas ideas y salir de esta desgana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si! Querer es poder, yo ni me reconozco una semana después y mira que he tenido una semanita llena de inconvenientes, pero al mal tiempo...ponte mona!!
      Un besote

      Eliminar
  4. Gracias por la sinceridad que demuestras, es tan real y cercano lo que cuentas, que haces con ello que nos sintamos un poquito mejor de no ser las únicas a las que nos pasan esas cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desafortunadamente nos pasa a muchísimas, afortunadamente hay gente como Andrea que nos ayuda a salir a flote de nuevo.

      Un besazo

      Eliminar
  5. Buenos dias, llevo siguiendote dos días por casualidad. Y en un 50% me siento identificada contigo. Lo que acabo de leer parecía que estaba viendo mi propia vida reflejada. A veces, cuando cogemos kilitos de mas la verdad que te ves fea por los cuatro costados y desde luego todo te sienta mal.
    Me alegro seguirte, la pena que no haya llegado al ultimo reto. En fin, otra vez será, lo que no está para una no está. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cocinillas!! Tu tranquila que hay nuevo reto en Marzo porque se quedó fuera mucha gente que lo pillasteis empezado.
      En cuanto a este post pues como decía arriba, desafortunadamente somos muchas, y es que la desgana y la comodidad de no mirarte al espejo y no tener que enfrentarte a tu realidad siempre ganan una batalla. Pero no hay que dejarle que gane la guerra!!!
      Todo poco a poco. Un abrazo

      Eliminar
  6. Yo antes también me llenaba de revistas de moda, desde que uso Pinterest e Instagram ya no me vale la pena invertir en papel, lo tengo todo en el movil! Lo que sí sigo comprando es el Vogue Niños que solo sale en cada estación. Yo tengo épocas en las que paso de todo, hasta de taparme las horribles ojeras y otras en las que no puedo salir sin el corrector porque me veo horripilante. Yo he vuelto ahora a los tacones, medios, no altos, para ir cómoda con los niños y poder correr semáforos, etc...yo hace años iba fatal vestida, veo fotos y madre mía! no tenía ni idea de nada, pero desde que leo blogs me fijo más en lo que tengo en el armario y procuro hacer como tú, limpiar de vez en cuando. Es cierto eso de que lo que no te pones nunca es como si no existiera y yo también lo siento así, por desgracia, pasa y mucho, asi que procuro vaciar de vez en cuando el armario y quedarme con lo que realmente necesito. Y no me enrollo mas. El sombrero ya lo vi y es precioso. Yo acabo de comprarme mi tercer sombrero, el de mi último post es de mi marido.

    beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bonita!!! Pero si tu eres un ejemplo!!! Siempre arreglada, con unos complementos preciosos. Por cierto el otro día te vi desde el coche cruzando Ppe. de Vergara muy bien acompañada por tu marido y baby y dije: mira que abrigo más bonito lleva y que mona va ella siempre! Un besazo

      Eliminar
  7. Pues yo ya me doy por perdida a mi misma.... mi pena y mi penitencia es que trabajo en el mundo de la moda.... y ni aun asi...tiro de uniforme en el trabajo y fuera de él la comodidad y la rutina son las dueñas de mi armario,ains, con lo que yo he sido :(
    Andrea tendría un gran reto conmigo, jajaja... que pena vivir tan lejos de Madrid para poder hacer uno de esos estupendos talleres.
    Inspirador post Esther, reflexionaré sobre el tema. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooooooo!!!! Jamás te des por vencida. Empieza a leer sus post y hazla caso, de verdad, aunque sea en la distancia. TODAS SOMOS BONITAS!!!! Yo empiezo a creer que la comodidad no está reñida con ir guapa. El truco de cabeza, pies, manos funciona. Empieza por ahí. Busca unos zapatos y un bolso bonito, ponte pintalabios...y ya verás como empieza a cambiar la situación. Yo llevo una semana (que no ha sido fácil) y ha funcionado. Un besazo.

      Eliminar
  8. Gracias por compartirlo, asi no me siento la única. Debo revisar mi armario con urgencia, Pero si que es verdad que cuando te arreglas aunque sea un poquito, todo es diferente.
    Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad, Carmen??? Pues sí, es lo que tienes que hacer. Una limpia, tirar lo que no te pongas desde hace tiempo. Si no te lo pones será por algo, así que fuera! Y como le decía arriba a Madre de 2, empieza por los zapatos, cambiar de bolso, y pintarte un poquito. Es como si diéramos a un resorte que nos hace cambiar la actitud.
      Un besazo

      Eliminar
  9. Varias "gurus" de organización en casa y de ventas de cosméticos ( tipo Mary Kay) tengo entendido que promueven la idea de que empieces el día vistiéndote correctamente. Nada de pijamas ni chandals "para estar cómoda".
    Así te pones en MODO ON, dispuesta para seguir tu agenda aunque estés en casa y nadie te observe.No se trata de ponerte taconazos, sino de imponerte el hábito de "empiezo la faena y la comienzo por mi propia imagen".
    Yo soy la primera que, tras un fin de semana un poco pachucha , viéndome pelín desmadejada, he dicho:" Isabel, pelo lavado, toque de rímel, pizca de colorete y ¡ andando, que es gerundio!"

    ¡¡Salgo escopeteada a "desprocrastinar" todo lo procrastinado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente! Pero creo que esa es la batalla más difícil. El vencer el como no voy a salir...tendríamos que cambiar el chip y pensar: "y si viene alguien a verme?".
      Yo también tengo comprobado que cuando estoy enferma (de estar en cama) es ducharme, lavarme el pelo y mejorar un poquito.
      Un besote enorme Isabel

      Eliminar
  10. Que bien escribes, fue una velada mágica Un besazo
    Ali

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ali. Me encanta verte por aquí. Un besazo

      Eliminar
  11. Termino de leerte con emoción. Cualquier cosa que te escriba aquí va a ser poca... Porque nada es más grande que haber podido llegarte, que alguna de mis palabras te hayan servido. Y con tu historia, que me chifla y esta escrita de miedo, no puedo más que querer seguir adelante rodeada de Chicas Bonitas como tú. Por que sí, todas somos bonitas. Graciasssss otra vez!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS A TI!!! Hija, creas adicción. Pero es que tu labor es muy bonita. Somos afortunadas. Un besazo

      Eliminar
  12. Que inspirador ha sido leerte! Estoy en la fase comodidad ante todo y no tengo niños!!! Trabajo desde casa y como nadie me ve... Tengo que cambiar el chip ya! Si no voy a convertirme en una ermitaña...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso nada de nada!!! Estoy segura de que si otras pueden, nosotras también. No más pijama en casa. Un besazo

      Eliminar
  13. Estoy con Andrea en todo! ya sabes que soy gran fan de tu manera de contar las cosas!
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo la tuya, por permitirme vivir experiencias como estas. Un besazo enooooorme

      Eliminar
  14. Que identificada me siento. ...y por otro lado que envidia de no tener mas cerca a gente como Andrea y como tu que me ayuden un poco en ver las cosas de otra manera. Menos mal que existe internet y compartís vuestros blogs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendito internet que nos acerca a la gente, y nos permite aprender y empaparnos de cosas maravillosas. GRACIAS A TI, siempre!

      Eliminar
  15. Gracias por la entrada! que maravilla de descripción, la mejor que he leido de los cursos de Andrea. Me entran ganas ya de ir a uno.

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...