09 abril 2015

Cristales limpios



Una de las tareas de limpieza que en general se le atraviesa más a la gente es limpiar los cristales. He recibido un montón de emails y preguntas sobre cómo lo hago yo, cuál es el mejor método, el mejor producto, que si con sol, que si sin sol, etc.

Reconozco que creé un poco de polémica al decir que a mí me gusta limpiarlos en días de sol, porque me gusta comprobar en el momento que no quedan rastros de las pasadas y luego llevarme una sorpresa desagradable el día que le da el sol a los cristales.

Efectivamente casi todo el mundo recomienda que se haga en días nublados, ¿por qué? Ahí me picó la curiosidad e investigué. ¿La respuesta? Porque con el sol se seca antes el producto con el que limpias quedando manchas.

Yo utilizo dos tipos de limpiadores, Cristasol Amoniaco y mi mezcla casera de agua con amoniaco. Ambos con spray (el Cristasol está traspasado a un bote con pistola) y me van perfectamente con o sin sol. 


Lo que hago es dividirme las ventanas en zonas de trabajo y seguir los siguientes pasos:

1. Primero quito el polvo exterior (en interior) con un trapo.


2. Trabajo primero por fuera y luego por dentro.

3. Trabajo en la mitad superior de la ventana: aplico el limpiador, y con un trapo limpio de algodón, rápidamente de arriba abajo, derecha izquierda y a la inversa, pero rápido. 


4. Trabajo en la mitad inferior de la ventana: mismo proceso.

5. Acabo pasando un trapo que no suelte pelusilla (yo uso una gasa de bebé muy lavada y desgastada, o una vieja servilleta de tela que tiene hasta agujeros del desgaste) por toda la superficie. 


Con las ventanas grandes, y dobles, hay un problema. O las desmontas (si son enormes como las mías, lo hacemos con ayuda del portero, por ejemplo) o tienes que comprarte el típico artilugio que utilizan los limpiacristales profesionales con un mango muy largo, pero mira que incluya una parte de esponja además de la de goma. Particularmente prefiero la primera opción (la de desmontar), pero la segunda aunque no me quedan tan perfectos, no queda mal. En ese caso:

1. Prepara en el cubo de la fregona o en un barreño agua con un chorro importante de limpiacristales (casero o industrial).

2. Sumerge la escobilla y empapa bien la esponja (que chorree, vamos)

3. Pasa la esponja por la ventana y friega bien. 

4. Escurre muy bienla esponja y pasa la parte de la goma siempre en el mismo sentido. Una vez más hazlo lo más rápido posible. En cada pasada limpia la goma.

5. Enrolla con un trapo muy desgastado o una camiseta vieja la escobilla y repasa el cristal para eliminar posibles manchas.

Otro truco que antes empleaba y que me fue muy bien era el sustituir los trapos por hojas de periódico, pero desafortunadamente en la era de internet hemos pasado a informarnos con las ediciones digitales y no tengo periódicos viejos. La clave está en que los trapos sean de algodón o hilo y que estén muy viejos o con muchas lavadas para evitar que se quede la pelusilla en los cristales. 

Espero con este post haber resuelto vuestras dudas. Si te parece útil, ya sabes ¡compártelo! Y si tienes alguna duda o buscas algún consejo, escríbeme: lameriendaalas5@gmail.com

Un beso,

7 comentarios:

  1. Existe un trapo blanco de microfibra milagroso solo para cristales que con una sola pasada los deja como nuevos...... No se ni la marca ni nada, pero en mi casa no falta!

    ResponderEliminar
  2. Odio limiar las ventanas, esta entrada me viene genial!!!!!!!! un millón de gracias!!!!

    ResponderEliminar
  3. Me toca ponerme si o si!!! Recomiendo muy mucho para limpiar un producto llamado limpiacristales lumínia. Se agita se extiende y se deja un minuto después se pasa el trapo y se retira el producto con gran facilidad y quedan genial.

    ResponderEliminar
  4. Buenos dias, pues yo desde que dijiste lo de sol lo he comprobado y me va muy bien porque así ves los desperfectos. Yo utilizo amoniaco rebajado con agua en un bote pulverizador. Echo en el trapo y voy dando de arriba abajo, izquierda derecha. Es de la única manera que no se te sequen los cristales y se quedan mejor (a mi parecer). Ha habido veces que un barreño pequeño echaba la mezcla y le daba con una balleta pero con un niño pequeño que todo lo coge como que no. Cuando hago limpieza general aprovecho que estoy con la vaporetta y le doy con vapor que se quedan geniales. Por no andar con cables y agua caliente con el pequeño me abstengo ahora.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Yo soy la reina del amoniaco perfumado y me encanta. Para limpiar los cristales también lo uso. Igual que tú, en una botella de plástico con pulverizador hago una mezcla de agua, amoniaco perfumado y fairy y los friego con una bayeta húmeda. Después les quito el jabón, o sea los escurro y con una bayeta de microfibra los seco y me quedan estupendos. Odio los limpiacristales porque dejan brillos y no me gustan nada de nada. Hago lo mismo con los espejos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Yo también pienso que como mejor quedan es con un vaporizador de amoniaco rebajado en agua. Les doy con una balleta de microfibra del mercadona, es naranja y cuesta un euro, los deja genial! tanto cristales como espejos!

    ResponderEliminar
  7. Pues yo uso un trapo de Mercadona que es de color naranja, es el que venden para cristales.
    Paso una bayeta mojada solo con agua y luego limpio con el trapo de mercadona .
    Quedan perfectos os lo recomiendo
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...