10 abril 2015

Nuevo Bocados


El martes en {Tiempo para tí} os hablaba de la importancia de dedicarnos un ratito para evitar que esas pilas que vienen tan cargadas después de las vacaciones, se vacíen rápidamente. 

El post vino a consecuencia de "un momento para mí" que viví el lunes. 

Mi tarde del lunes en principio se iba a convertir, una vez más en una tarde de médicos. Desde hace mes y medio es una constante en mi vida, y ya estoy acostumbrada a pasar largos ratos de espera en los que aprovecho para leer o simplemente observar al personal y de ahí de vuelta a casa.

Sin embargo al terminar en el último, viendo el buen tiempo que hacía, y que por prescripción médica tengo que caminar un rato al día en llano, y mejor al sol, decidí volver a casa andando en vez de coger un taxi o el autobús tal y como hago cada lunes. Y no hay casi calle más llana en todo Madrid que la calle Conde de Peñalver, aceras amplias, ninguna pendiente... 

Era mi hora de la merienda y ahora que mi cuerpo está acostumbrado a sus cinco comidas empecé a buscar un sitio donde parar a descansar, y aprovechar a tomar algo. Pero claro, tenía que ser sano para no saltarme el régimen. Y a medio camino, descubrí este sitio recién inaugurado de la cadena Bocados.


Desde fuera me atrajo su estética americana, tan de moda últimamente,  su toldo gris, la tipografía de las letras en blanco, y sobre todo que anunciaban zumos de fruta natural, ensaladas y sandwiches. Así que entré. 

Nada más sentarme supe que era de esos sitios que tienes que compartir. Todo cuidado, los dependientes muy amables y solícitos (las muletas generan eso en la gente, afortunadamente).

Escogí un zumo natural de naranja (bastante generoso) y un croissant de cereales que calentaron en la plancha, aunque lo tomé tal cual, sin aceite ni mermelada. Confieso que era la primera vez que lo tomaba, aunque en esta semana ya lo he visto en dos sitios, pero me pareció más sano que el normal, al menos por ser integral y tener tantas semillas. Delicioso invento. 



Hice fotos con la cámara del móvil (casi sin batería) pero sé que volveré. ¿Coincidiré contigo? Está en la calle Ortega y Gasset, 55, entre Conde de Peñalver y General Díaz Porlier. Tiene dos pisos y unos menús para desayuno, comida y merienda de lo más saludables para el cuerpo y para el bolsillo. Si estás por la zona, resérvate un huequito para tomar un café allí.


Un beso, y feliz viernes. 

3 comentarios:

  1. Gracias Esther, me lo apunto !!!!! ayyy ese barrio me recuerda a mi niñez porque mis abuelos vivian cerquita y he pasado muchos sabados por todas esas calles!!!!!!!!!!! un beso fuerte y feliz fin de semana!!!!! felicidades por los 850 metros de ayer!!! que creo que lo vi y al final no te puse nada! estas hecha toda una campeona!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, lástima que me pille un poco lejos pero la próxima vez que vaya haré lo posible por ir. Menuda pintaza. UN besazo

    ResponderEliminar
  3. Buenos viernes, Esther!
    Cualquiera en tu lugar estaría el día quejándose de las muletas, de los médicos, del régimen, y de todo...
    Admiro tu gran capacidad para encontrar cada día algo bonito. Y tu gran generosidad al compartirlo.
    Todo va a salirte bien porque te lo mereces.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...