05 octubre 2015

El lado bueno de las cosas


La semana pasada fue … ¿cómo decirlo sin tentar al diablo? Un desastre.

Comenzamos con unos vecinos que decidieron convertir su casa y la nuestra en un dúplex a través del aseo. Nuestro ángel de la guarda quiso que el techo del baño se viniera abajo en la única hora en que no estuvimos en casa, pero sobre todo que no estaban los niños, que son los que lo usan. Así que al volver de recogerlos en el cole nos encontramos con un montón de escombros que asomaban hasta la cocina. 

No te cuento mi momento ataque de nervios, obreros disculpándose, propietaria tratando de convencerme de lo bonito que me van a dejar el techo de nuevo, porque de verdad aquello parecía digno de una película de esas malas malas que nos ponían a veces en cine de barrio. 

Yo solo sé que esa noche me chuté doble orfidal y dormí por primera vez ocho horas del tirón.

El jueves fue el coche el que decidió que hasta ahí había llegado. Es verdad que fue culpa nuestra hacer literalmente oídos sordos a un ruido que iba in crescendo. A nuestro favor conste que el ruido comenzó a la salida de una aprobadísima ITV y por consecuencia a las pocas semanas de salir de revisión del taller. El caso, es que una vez más nuestro ángel de la guarda quiso que el coche se bloqueara yendo el Santo sólo y a 20 por hora en una callecilla poco transitada detrás de casa. 

Anécdotas del momento, también al estilo Paco Martínez Soria, con el jaleo de la grúa, de sacar las cosas que necesitábamos del maletero, etc. Vino un camión, si un camión, y delante de mi marido, bueno a espaldas más bien, le mangó las cosas. Menos mal que se dio cuenta enseguida y ató cabos rápido. El señor de la grúa, que por fortuna era buena persona, decidió ir en su búsqueda por el barrio una vez cargado el coche, y lo encontró. Lo encontró y recuperó las cosas dejándolas de nuevo a salvo en nuestro maletero. 

Pero no, no te creas que la cosa acaba aquí. El viernes nuestra lavadora decidió montar una fiesta de la espuma. Menos mal que al estar los dos comiendo en la cocina, pudimos darnos cuenta en seguida que el jabón salía por la puerta del lavadero y cortar el desaguisado antes de que pasara a mayores.

El sábado lo pasamos en casa, entre toses de una, estornudos de otro. Y a las diez de la noche terminó El Santo en urgencias con La Heredera con una bronquitis de caballo. La noche, qué decirte, toledana (y por supuesto ni me plantee el dichoso-bendito orfidal).

En fin, y en general, nada grave, ni superable. Esta semana precisamente recordábamos la muerte en un accidente de coche de mi cuñado mayor y eso, eso si que es horrible. Eso si que es irreversible. Desafortunadamente en esta familia conocemos bien lo que eso es, un hijo, un hermano, un padre, y creo que entonces ya aprendimos la lección de tratar de ver el lado positivo dentro de las cosas…menos malas. Pero sobre todo nos gravamos a fuego el no decir nunca nunca, ¿qué más me puede pasar? Porque siempre puede ser peor. 

Sé que no es un post muy propio, pero qué quieres que te diga, en estos días que ando divagando sobre qué camino ha de seguir La Merienda a las 5, hay una máxima que quiero no perder, y es que este es MI espacio, también en el que mostrar a la Esther más personal y donde mostrarme sin tapujos. 

Me da miedo ser como un péndulo, e ir a la deriva, que es lo que parece. Tengo tantas tantas ideas que se me colapsa el cerebro y la mano al tratar de escribirlas en un papel. Nunca me había pasado. Espero ir sacándolas todas poco a poco, ir desatascando y convertir La Merienda a las 5 en lo que realmente quiero que sea.

Mientras tanto, muchas gracias por estar ahí, por mostrarme tu cariño aquí y allá. Ojalá pueda devolverte todo lo que me aporta tu comentario, tu like, tu corazoncito…de verdad. 

Un beso muy fuerte, y a por la semana. Esta semana será irrepetiblemente buena. 



15 comentarios:

  1. ayyyyy Esther vaya semanita!!!!!!!!!!! Pero yo tambien soy de intentar ver el lado malo de las cosas porque lo importante sigue en pie, verdad??????? me ha encantado la entrada, tus entradas personales son las que le dan ese caracter tan tuyo que me gusta de la merienda a las 5! tener ideas es buenisimo, estoy deseando saberlas!!!!!! Muchos muchos besos y aqui me tienes para lo que necesites!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo, que no hay mal que cien años dure!

    ResponderEliminar
  3. Como bien dices, semana con muchos contratiempos, pero todos superables. Las enfermedades graves y , evidentemente, la muerte de un ser querido, nos hacen dar a todo la importancia que tienen.
    Como decía mi querida abuela : Nena, no te preocupes , ocúpate de lo que está en tu mano.
    Un beso, que ya es lunes y...¡¡ estrenamos semana !!

    ResponderEliminar
  4. Esther uf!!...debes de pensar que lo más importante es la salud, a pesar de que tus peques estan malitos pronto se recuperarán. Lo demás se irá arreglando y tu eres una mujer fuerte y muuuy organizada así que ya veras cuando estés más tranquila como la merienda a las 5 encontrará su camino, que hasta ahora me ha encantado.

    Intentad pasad esta semana lo mejor posible y recordar a vuestro cuñado(D.E.P)con los mejores momentos.

    Mucho ánimo y aquí estoy :)

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Hola Esther, vaya semana! La verdad es que es la típica que recordaréis en unos años y os reiréis al contar cada cosa que ocurrió como si fuera "y cuando pensábamos que ya no podía pasar nada más..." pero lo cierto es que hay que vivirla y eso cuesta! Me encanta tu blog. Ya te lo he dicho otras veces, las entradas de libros, las más personales, las de decoración, las de organización, las recetas... Son diferentes, muy personales, me siento identificada y eso me gusta. Enhorabuena y mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de las que pienso que después de una cosa mala viene otra buena, así que ya sabes...
    A mi tu post me viene al pelo hoy que, sin dormir durante varias noches, enlazando constipados, en un atascazo horrible y lloviendo, pensaba en buscar el lado bueno de hoy donde solo me apetece meterme en la cama e hibernar!

    ResponderEliminar
  7. Ains Esther ¿te ha mirado un tuerto? (Broma) hija a mi me paso varias chascos justo el día antes de ir de vacaciones y para colmo y rematar las vacaciones las peores de nuestras vidas. En fin, mal de muchos consuelo de tontos.
    Referente al blog decirte que así acabó el mio. Se perdió,directamente nadie lo lee. Ahora entro y escribo alquiler cosa y la verdad que estoy pensando en retomarlo de nuevo. Pero me asaltan las dudas. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ánimos! A partir de ahora ya todo va para bien, que solo se permite una semana desastrosa :)

    ResponderEliminar
  9. Hola Esther!!! Ya te acompaño hace un tiempo, pero esta vez tenia que comentar... 😊 Me identifico 100% con esta entrada... Tengo tres hijos, que en su momento también fueron fuentes de dolencias infantiles.,, esas que nos dejan de rastros, la vida ya me apretó y creeme... Todo pasa... O no!! Ahora tengo tres adolecentes con un carácter diferente, salidas nocturnas, amistades dudosas... Cada estapa debe ser vivida con la misma premisa: esto también va a pasar... Disfruta lo bueno y suaviza lo menos bueno amiga, porque entre hijos, salud, casa, economía y tiempo, como dicen aquí los Portugueses, "que venga el diablo y escoja..." un abrazo cariñoso!!!

    ResponderEliminar
  10. Cuando estás en ese momento hay que pasarlo, pero como tú bien dices y conoces por experiencia, esto no es ninguna desgracia, son contrariedades y tienes el suficiente salero para superarlo (con o sin orfidal). ¡Mucho ánimo!
    respecto al blog amí me gustan todas las entradas, las de logísticas, las personales, las de libros... así que hagas lo que hagas seguro que sigo aquí.
    Un abrazo fuerte,
    maripa

    ResponderEliminar
  11. Animo esther!!a mi me encanta tu blog tal cual es.

    ResponderEliminar
  12. Mucho animo Esther.. tu blog es estupendo escribas lo que escribas en él. A mi me alegra el dia que tu escribes en el blog, porque sé que ese dia aprendere algo nuevo.
    Gracias Esther
    Un beso
    Carmen

    ResponderEliminar
  13. Esther vaya se manita¡ me encanta conocer más de ti, eres especial. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Todo pasa por algo, para bien o para aprender. Todo pasa. Un abrazo y me encantan tus comentarios.

    ResponderEliminar
  15. Anécdotas que dentro de nada os harán reir, en eso debe quedar todo.
    Lo importante sigue en pie.
    Besotes

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...