06 noviembre 2015

Truco para hacer que tus hijos se interesen por la lectura


Uno de mis mayores retos como madre es inculcar a mis hijos el gusto por la lectura. 

No es la primera vez que hablo del tema por aquí, siento ser pesada pero creo que el leer proporciona un montón de posibilidades de aprender, viajar, disfrutar, sin moverte de casa.

Empecé a leer con 5- 6 años y creo que en ese momento se abrió un enorme mundo ante mis ojos. No sólo por el sólo hecho de leer, sino que una vez que cerraba el libro seguía soñando, imaginando, viviendo otras aventuras, creándolas a mi medida. 

Y como madre quiero que mis hijos disfruten de esa posibilidad. 

Hasta ahora les leía en la cama, un cuento antes de acostarse. Una tarea que me gustaba pero entre tu y yo, había veces que me hastiaba un poco, sobre todo esos días en los que estás molida y ellos quieren que lo repitas una y otra vez. Pero este año desde el colegio me dieron una nueva pauta y esa es la que quiero compartir por aquí porque los resultados han sido maravillosos.

Por un lado leo con cada uno por separado. A La Heredera la llevo un ratito cada tarde a la biblioteca del cole, donde campa a sus anchas y coge libros, los deja, los “lee”, me pide que se los lea. Al Mediano le encanta leer, desde pequeño, y ahora que ya sabe (está en 1º de Primaria) no es raro que te lo encuentres tirado en el suelo de su cuarto leyendo un cuento. Ahora como únicos deberes tiene que leer conmigo todos los días 15 minutitos que nos sirven además para que sea nuestro momento. 

El Mayor este año tiene que empezar a leer para sí mismo. En silencio. Cada día un rato. 

Y aquí es donde llega la “chicha” del post. El profesor del Mayor (2º Primaria) nos indicó que todos los días leyéramos nosotros, los padres, en voz alta para que nuestros hijos aprendieran a modular la voz y entonar al leer. 

El momento cuento antes de ir a la cama, como decía antes, estaba empezando a convertirse hasta en un problema así que busqué un hueco especial y desde hace unas semanas aprovecho la cena para leerles.



Mientras ellos cenan yo me siento a su lado y les leo. Pero no un cuento cualquiera, no. Leemos libros. En concreto Las Aventuras de los Siete Secretos, de Enid Blyton, la versión clásica. Vamos la que yo leí hace 29 años, y no la nueva. Por cierto, y a colación, Nuria Pérez publicó el martes un video sobre por qué nuestros hijos se están quedando sin vocabulario, y una de las causas es por la reedición de clásicos en las que se reduce y moderniza el texto para que sea supuestamente más atrayente a la nueva generación. Te recomiendo que lo veas, si no lo has hecho ya, aquí. Imprescindible. 


El caso es que mis hijos con 3, 6 y 7 años no están teniendo ningún problema, ninguno, por escuchar una historia con un vocabulario de hace 60 años, por no tener ilustraciones llenas de colorines, sino una sencilla y clásica, por supuesto en blanco y negro, por capítulo. Pero me hace una ilusión tremenda ver como se enganchan de tal modo que en vez de diez – quince minutos, estamos casi una hora juntos. Ellos atentos, yo encantada. Que saquen el libro a la vez que ponen la mesa, que estén ansiosos por saber cómo acabará la aventura.

Un libro nos dura unas cuatro o cinco cenas. 

Con este método, ellos aprenden a entonar, pero también asimilan que leer puede proporcionarte un rato estupendo. Me encanta verles jugar después, inventándose sus propias aventuras, organizar su club secreto, tener su contraseña. El mayor empieza a seguir mis pasos y ahora le ha dado por escribir sin parar mini relatos que luego nos lee, ¡imitándome! ¿Qué mejor recompensa?

Por eso quería compartirlo aquí. Creo que es una fórmula estupenda, y que da buenos frutos casi casi a cualquier edad.

¿Tú tienes algún otro truco?

Besos y feliz fin de semana.

8 comentarios:

  1. El tema me parece complejo. Y esta, en mi opinión, relacionado con el proceso de lecto-escritura de de cada niño y su madurez. He utilizado esos sistemas y algunos más (leer cada uno una hoja, todo tipo de formatos y temas, cuentacuentos, intercambio de libros, el ejemplo,....) pero no he tenido en cuenta el propio proceso madurativo de mi niño. He forzado el proceso, presionada a mi vez por el colegio. Y le apasiona que le lea lo que le ha dado un vocabulario muy amplio y sabe todo tipo de historias, pero no lee el. Ahora sabiendo lo que se lo haría de otra manera. UtilizaRía los mismos sistemas, pero con una actitud mía muy diferente. . No sé si me explico.

    ResponderEliminar
  2. Me parece super interesante leerles durante la cena, me lo anoto para cuando M sea un poco mayor. Por ahora cenamos todos juntos y luego leemos en la cama, la verdad es que le leemos a lo largo del dia segun va pidiendonoslo
    Un besazo, buen finde

    ResponderEliminar
  3. Pues me parece una estupenda idea sustituir a Bob Esponja por una lectura amena. Otra cosa es que ahora me dejen hacerlo. Pero lo voy a intentar. Un besete y buen finde.

    ResponderEliminar
  4. Mis hijas son más mayores, así que las cenas las aprovechamos para que me cuenten las cosas del día, muchas veces es el rato que estamos todos así que hay que aprovecharlo bien.
    Las tres (sobre todo la mayor) son muy buenas lectoras, yo no sé si es por suerte o que algo hemos hecho nosotros, sea lo que sea yo estoy encantada.
    A mí me gusta mucho leer y creo que ese ambiente es fundamental, por ejemplo mis hijas ven la tele únicamente los viernes, hemos ido mucho a la biblio, leido mucho con ellas, el ratoncito Pérez, premios... siempre han sido libros y ellas encantadas.
    Un abrazo, Maripa

    ResponderEliminar
  5. Que post más interesante!!!! Es verdad que el momento cuento a veces es un poco rollo pero esta opción de leer en otro momento, todos juntos me parece genial!!' Gracias!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Mis hijas son ya mayores (17 y 21) pero, cuando era pequeñas siempre les leía a la hora de la cena. Cuentos clásicos y posteriormente literatura de adolescentes. Les encantaba. Celebro que tu también emplees este método. Besoso

    ResponderEliminar
  7. Me parece genial y tomaré genial para cuando mi bichito sea mas grande. Me encanta leer y es por eso que le he comprado varios libros, adecuados a su edad, para que se vaya iniciando. Hay un refrán muy certero que dice así: el arbolito desde chiquito. Y esque si empiezan desde pequeños llegará el día que lo hagan con los ojos cerrados, como el comer.
    Recuerdo en el colegio un compañero que tenía un vocabulario demasiado extenso para su edad. Le preguntó el profesor que si leía y su respuesta fue afirmativa. No solo leía libros sino que también leía periódicos, cosa inusual para un niño. Él veía a su padre sentarse en el sillón a leer y le llamaba la atención su lectura. Hoy por hoy, un hombre ya, parece un ministro hablando.
    En fín, no quiero extenderme mas. Buen finde

    ResponderEliminar
  8. Aqui otra fan de los libros de los cinco. Mi peque ahora tiene dos. Pero es una idea estupenda. Y me encantara ponerla en p')ractica. Muchas gracias . Y me encanta t blog. Te sigo como la chicadeayer en ig .

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...